Poderes otorgados ante notario extranjero

/, Derecho de empresa (Corporate)/Poderes otorgados ante notario extranjero

Poderes otorgados ante notario extranjero

Los efectos y la validez de los poderes otorgados en el extranjero para la realización de negocios jurídicos en España siguen representando un conflicto constante entre notarios y registradores.

A los efectos de garantizar la validez de la representación que se alegue en virtud de un poder notarial extranjero, el mismo debe apostillarse (Convenio de La Haya, de 5 de octubre de 1961) y en su caso traducirse, y adicionalmente tiene que cumplir con los requisitos de equivalencia que exige la norma española.

En consecuencia, el notario extranjero debería expresar en el propio poder:

(i) que ha identificado debidamente a la persona física que comparece en su presencia, manifestando asimismo que tiene capacidad suficiente para el otorgamiento de dicho poder;

(ii) que como notario desempeña funciones equivalentes a las del notariado español y que, en consecuencia, ha intervenido en la confección del poder, y;

(iii) que el poder reúne las solemnidades exigidas por la legislación nacional donde se hubiera otorgado dicho poder.

El apoderamiento así otorgado resultará formalmente válido conforme a la ley española y debería ser generalmente aceptado conforme a la doctrina de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN).

De no aceptar el fedatario extranjero incluir las citadas menciones se deberá recurrir a otras alternativas como el otorgamiento del poder ante el consulado español de dicho país, en cuyo caso no sería necesaria la incorporación de la apostilla ni su traducción.

Consulte PDF

2018-02-01T10:01:38+00:00 1 de febrero, 2018|Circulares, Derecho de empresa (Corporate)|Sin comentarios